miércoles, 15 de agosto de 2012

Autorretratos de verano


Con el auge del digital y el turismo,  un porcentaje muy importante de las fotos que se toman son autorretratos. Claro que hay gente que se lo curra más, como podéis ver en este post de de Siqui Sánchez.

Hay muchos que utilizan la cámara digital, o el teléfono, y se hacen los autorretratos simplemente estirando el brazo. El resultado debido a la poca distancia a la que se toma la foto y el angular utilizado  no suele ser muy halagüeño. Siempre queda el recurso de pedir a alguien que nos tome la foto, pero deja el resultado totalmente al azar. Igual hemos tenido suerte y resulta que el elegido es un fotógrafo de Magnum o un premio Pullitzer, pero os aseguro que es más difícil de que os toque la primitiva.

Otra solución es buscar el reflejo en cristales o en espejos como en este caso, una sugerencia de Eva Huarte. En mi caso el único mérito es que el reflejo no despistara al autofoco y que la exposición fuera correcta. Y ya por deformación profesional, tomar una foto horizontal y otra vertical.


Como hay gente que dice que no se me ve la cara... Hay más versiones. Ahí va otra. Es un reflejo en unos vidrios de una casa medio abandonada.


Y no es que la óptica esté sucia. Lo que está sucio es el vidrio de la casa.

8 comentarios:

  1. Ostras, encontrar a alguien que te haga una foto y bien, creo también que es más fácil que me toque la lotería y eso que no juego. Los autoretratos son divertidos, este invierno pasado lo estuve probando, pero Paco, se te tiene que ver la cara.

    ResponderEliminar
  2. Pues para mi Inri, hace unos días paseaba por el Born , con la intención de vender unas fotos mias turísticas, y en el camino lo único que consegui es que tres guiris me pidieran que yo les hiciera una foto. Yo, "i am photographer profesional", pero ni caso ya habían conseguido su foto. La cara a cuadros , se me quedó tres veces, jajaja

    ResponderEliminar
  3. Ui, Paco, ¡Qué bien acompañado te veo! El único problema es que no te vemos la cara a ti... ¿no hubiera sido mejor enfocar y luego colocar la cámara, por ejemplo, a la altura del pecho? Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es instintivo y no tan planificado. Pero hay más versiones y, ya puestos, añado la otra versión.
      Por cierto, ¿ya estás trabajando en Descobrir?

      Eliminar
  4. Jejejej, el verano tiene estas cosas...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. También es cierto, salvo excepciones, que cuando un turista te pide un retrato, le vale hasta una estampa de la Virgen del Pilar. Prevalece mostar la presencia de otra persona o la visita a un lejano lugar, en ambos casos para poder presumir sin ninguna intencionalidad artística. Para esto último hay que ser artista, observador, amar el arte sobre lo común, y eso es tan difícil cómo que te toque la lotería ......... ya se encargan desde el poder para poner piedras por el camino y palos entre las ruedas.

    El Born, el primer lugar que conocí en Barcelona, y nunca lo perderé del recuerdo. Espero que en un próximo viaje me toque la lotería y pueda encontrarme con Teresa, de buen grado me dejaré fotografiar para poder disfrutar de una fotografía como es debido.

    ResponderEliminar
  6. Ya he leído esos comentarios de la "óptica sucia" en twitter, Paco, habrá que repetir sesión limpiando primero los cristales, así la casa estará menos abandonada, y que se vean las dos caras*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hecho! Aparte de la cámara, como complementos, trapos y limpia cristales. ¿Y trípode? *

      Eliminar