miércoles, 29 de agosto de 2012

La magia del retrato en fotografía



Este retrato que le hice a mi hija Andrea y a su gato Indy me hizo reflexionar sobre la fuerza que tienen los retratos en fotografía. Es una foto familiar hecha con un móvil y en su momento la colgué en mi muro de Facebook. Y allí me sorprendió la gran cantidad de "me gusta" y comentarios que suscitó. Y es lo que tiene este género. Los retratados traspasan la pantalla y te miran directamente a los ojos (bueno, Indy está claramente mirando a otra cosa o esperando a que lo dejen en paz de una vez).

Y Andrea juega con ventaja. Con siete añitos ya apareció, de una manera similar, aunque tecnicamente mucho más más elaborada, en la portada del Magazine de Vanguardia.



10 comentarios:

  1. Precioso retrato. Preciosa niña. Te entiendo Paco, yo también tengo una hija estupenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te explicaré un día una curiosa teoría FPoEgea y es la de que los fotógrafos tenemos mayoritariamente niñas.

      Eliminar
  2. Vaya ojitos los dos, Indy y Andrea, la misma carita de niña y de felicidad, aunque Indy no había nacido. Es una delicia verlos crecer, con un cariño tan humano... Aunque no sabemos si Indy lo entiende igual con su cara de susto :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Indy está esperando a que acabe la sesión lo antes posible, Eva.

      Eliminar
  3. El vinculo afectivo con los animales de los niños siempre es maravilloso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es básico para la educación. Todavía recuerdo las mascotas que tuve de niño, Cesc.

      Eliminar
  4. Me gusta mucho la primera, incluso más que la segunda,aun habiendo sido tomada con el móvil. Las expresiones de Andrea y del gato son geniales, queda una foto muy simpática.

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera es más espontánea. La segunda más preparada con diapositiva y un flash con paraguas, Alberto.

      Eliminar