sábado, 12 de noviembre de 2011

Recetas. Conejo en salsa


El conejo es una carne sabrosa y sana que se puede hacer de muchas maneras. En Catalunya, una de las maneras tradicionales de cocinarlo es a la plancha acompañándolo con una salsa d’all i oli. En alguno de los lugares en que compro la carne como Mercadona o el Área de Guissona lo venden troceado y envasado al vacío.


Por una vez la receta no es mía y tuve el privilegio de que lo cocinaran para mí y comérmelo en muy buena compañía, regado con un estupendo tinto valenciano mezcla de Bobal y Shiraz. No todo ha de ser Rioja o Ribera del Duero.

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

Un conejo troceado.
3 ajos
1 cebolla
1 tomate
Tomate
Un vaso de caldo
Un vaso de vino blanco o un chorro generoso de vodka
Tomillo
Aceite de oliva
Sal y pimienta
Castañas y ciruelas (opcional)

Colocamos el aceite de oliva en una sartén y freímos tres ajos enteros. Cuando estén dorados los retiramos. En el aceite colocamos los trozos del conejo limpios y salpimentados. Añadimos la cebolla cortada en juliana, el tomate a trocitos, pelado y despepitado y una ramita de tomillo. Cuando el conejo esté dorado echamos el vodka o el vino blanco y al cabo de un minuto el caldo. Si no tenemos podemos utilizar una pastilla de Avecrem disuelta en un vaso de agua. Dejamos cocer a fuego mediano (que vaya haciendo chup-chup) durante 20 minutos y ya está.

Aunque en esta ocasión no lo hizo, mi anfitriona me contó que se le pueden añadir castañas peladas y hervidas con anterioridad hasta que estén blanditas, y trozos de ciruela.

Bon profit! ¡Buen provecho! Ya veréis que rico.

8 comentarios:

  1. Anónimo12/11/11

    Mmmmm, rico, rico, rico!

    ResponderEliminar
  2. Buena pinta tiene, y apetecible incluso de buena mañana. Mi madre vasca hacía uno parecido, como dices, añadiendo castañas pasadas por el horno o la sartén y ciruelas enteras, haciendo con la cebolla tomate y los ajos pelados una picada para añadirla al final.
    Pues me temo que ya tengo la receta de hoy, como dices, regado con un buen vino, en mi caso, fiel al Rioja, haciendo honor a la tierra de mi madre.
    Gracias por la inspiración, Paco! I bon profit!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan todos los platos que lleven conejo. En mi casa siempre ha entrado conejo y liebre de caza (cosas de familia), y siempre he apreciado el gusto de comer algo que ha vivido libre. La diferencia con la carne de granja es abismal.

    La receta tiene una pinta increíble, yo la acompañaría con unas patatas al horno, cortadas por la mitad y espolvoreadas con un poco de pimentón y especias mediterráneas, aunque las ciruelas o incluso una manzana al horno pueden quedar muy bien.

    Pásalo bien!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho eso que de vez en cuando nos ofrezcas una receta de cocina y además facilitas. Es una buena forma de compartir conocimientos y si se trata de comida sana se agradece doble. Por cierto también soy de los que aprecio buenos vinos que no sean Rioja o Ribera Duero, hay muchas denominaciones que están a grandes niveles. Bon profit!!!

    ResponderEliminar
  5. Hoy me he animado a seguir una de tus recetas..., la verdad, no soy un aficionado a la cocina, pero es que tenía una pinta... He intentado seguir los pasos que indicas, me he ido a la Area de Guissona, he comprado el conejo..., pero al ponerlo en la olla, me he percatado de que o que había previsto demasiad cantidad (4 p) o la olla era pequeña. Finalmente he optado por dorar en dos tiempos, aunque eso lo he decidido una vez ya había añadido el vino (bueno en realidad jerez) y el caldo.

    Ahora está haciendo chup, chup y huele de maravilla, ya te contaré...

    ResponderEliminar
  6. Me ha quedado buenísimo, gracias por compartir!!!

    ResponderEliminar
  7. Bobal i Shirah, em sona a vi de la Vall d'Albaida…, potser de Fontanars, no sé…

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12/11/11

    ¡¡¡Que casualidad!!!, mañana lo tengo para comer, pero este es de caza, lo hago, pero casi no lo pruebo, si llego a tener esta receta antes, la hubiera hecho. pues tiene un aspecto estupendo, y lo principal, con una buena compañía, más bueno aún. Al "mío" lo "riego" con casi media botella de "Mencía" cuando lo cocino,.........y luego en la mesa también vino "de la casa"... Nuestros vinos empiezan a "tener su sitio".
    Maribel

    ResponderEliminar