jueves, 20 de octubre de 2011

La cara y la cruz del servicio Bicing de Barcelona


He explicado muchas veces en este blog que utilizo con frecuencia la bicicleta como medio de transporte público en Barcelona, un servicio del Ayuntamiento bautizado como Bicing. Pero no es oro todo lo que reluce y, con una cierta frecuencia, me encuentro con el siguiente problema. ¡Fijaros en cómo está  la estación cercana a mi casa a media mañana! He decidido ir a comprar al mercado de la Boquería en las Ramblas y no queda ni una sola bicicleta.

Cuando consigo una y llego a la estación de Bicing cerca de La Boquería  está llena y no puedo devolver la bici hasta que alguien retire una.

¿Os pasa también a vosotros con cierta frecuencia? ¿Qué otros inconvenientes le encontráis?


Las furgonetas del servicio de mantenimiento son las que se encargan de trasladar las bicicletas de las estaciones llenas a las vacías. Mientras tanto parece que el Ayuntamiento les ha encontrado otra utilidad. 

¡Cómo pedestal de estatuas!


12 comentarios:

  1. Aquí pasa algo parecido constantemente. Dejas la bici en un sitio y luego desaparece para siempre. Y como no hay servicio bicin a uno le desaparece la propia, claro.

    El único carril bici de Huelva es más que peligroso. Se lo recomiendo sobre todo a directores de bancos y directivos de financieras.

    ResponderEliminar
  2. No vivo en Barcelona, por lo que no soy usuario del Bicing. Pero tengo muchos amigos que sí que lo utilizan a diario, y se encuentran con el mismo problema. La gente las utiliza "de bajada", pero para volver, como hace un poco de subida, se montan en el metro. ¡Es todo un clásico!

    ResponderEliminar
  3. Juan Preciado20/10/11

    A mí me encanta ir en bici. Y, preferiblemente, la mía que para eso la tengo.
    El riesgo ya nos lo cantaba Sergio Makaroff en su "Tranqui tronqui" y me fastidia muchísimo no poder dejarla aparcada tranquilamente mientras realizo cualquier gestión.
    Vaya, que si usas tu bici puedes perderla fácilmente. En cambio, con el bicing, lo más fácil es tener que quedártela más de lo esperado.
    Pensando en la bicicleta como medio de transporte, Barcelona resulta una ciudad tres cuartas partes ideal. Se va bien de Llobregat a Besòs, de Besòs a Llobregat y de montaña a mar. El cuarto sentido ya queda para los dispuestos a llegar sudando a su destino.
    Corolario: faltan bicis y sobran chorizos.

    ResponderEliminar
  4. Juan Preciado20/10/11

    Olvidé el enlace al video de Sergio Makaroff:
    http://www.youtube.com/watch?v=UjrbNVMycWQ

    ResponderEliminar
  5. Aqui es Sevilla pasa igual... Muchas veces, cuando vas a coger una no hay y cuando vas a dejarla lo que no hay es sitio. Solo que el servicio se llama "Sevici" y las bicis son mucho más pesadas que las de BCN

    ResponderEliminar
  6. Buen apunte, Paco. A mí, lo que más me molesta es cuando parece que hay 2 o 3 bicicletas disponibles y resulta que están bloqueadas y el sistema no te las deja coger.

    Por lo demás, el bicing es un gran servicio del que soy usuario asiduo.

    ResponderEliminar
  7. Yo vivo en Luxemburgo, se usa un sistema igual, y es el mismo problema, sobretodo al volver a la noche a casa, donde es imposible encontrar bicicletas en el centro, y una vez consigues una y llegas a casa no tienes donde "aparcarla", pues todos los aparcamientos están llenos. Al final tienes que recorrer hacia atrás una distancia considerable y volver andando a casa.

    Así que al final opté por tener mi propia bici, aunque entiendo que en Barcelona es bastante arriesgado dejarla por ahí candada....

    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Jaja! La foto de la estatua sobre la furgoneta es genial, parece simbólico de cómo se toman lo del bicing a la torera. ¿Qué escultura es esa, Paco? Parece que baile una sevillana mientras os dice "mirar qué cómodo voy mientras vosotros vais arriba y abajo arrastrando bicicletas" :))

    No hay que perder el humor :))

    ResponderEliminar
  9. Está claro que el problema es la falta de furgonetas a según que horas para ir haciendo el cambio,de la parte baja-como explica Adrià-a la parte alta una y otra vez, y del centro al extraradio durante las horas puntas y al revés por la noche. Se debe a falta de personal porque toda la red está informatizada y saben al momento el estado de las estaciones.Y por lo que se ve pasa en Barcelona, en Sevilla y en Luxemburgo.

    Es lo bueno de la foto Eva. Al tener sólo dos dimensiones puedes simular efectos que con la visión real, de tres dimensiones, no es tan aparente.

    ResponderEliminar
  10. coño! se ha publicado!

    Puse el comentario de coña, por probar. Hace meses que blogger no me dejaba participar en tu patio. Parece que me han levantado el veto. A ver si la próxima vez que participo no digo ninguna tontería ;)

    ResponderEliminar
  11. pasa lo mismo en Paris, los fines de semana cuando queremos tomar la bici para ir en otro barrio o simplemente disfrutar de los pocos días de sol que hay, nos encontramos con la estación vacilla.

    Bueno, andamos 10 minutos y ya encontramos una pero bueno...

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tu información Véronique.Hemos tenido también información de Huelva, Sevilla, Luxemburgo y París. Pas mal!

    ResponderEliminar