martes, 30 de junio de 2009

MAGNUM Y EL DERECHO A LA PROPIA IMAGEN

CRISTINA GARCÍA RODERO / MAGNUM

CRISTINA GARCÍA RODERO / MAGNUM


Aprovecho la noticia de la entrada de Cristina García Rodero en Magnum para hacer unas últimas reflexiones sobre los derechos de las personas fotografiadas, en especial de los niños, y de las fotos callejeras (Street Photography).

Estas son un par de fotos de Cristina publicadas en La España Oculta, un trabajo que le dio una merecida fama mundial. ¿Se podrían publicar ahora?

Esta es la portada del libro Mondo Bambino, publicado en el año 2002, que me regaló y dedicó Ferdinando Scianna de Magnum. En su interior hay 110 fotos de niños de todo el mundo. ¿Atenta contra sus derechos de imagen?




Y para finalizar, un documento extraordinario del MAESTRO, Henri Cartier-Bresson, en acción con su Leica. Todo un tratado de cómo tomar fotos a “la sauvette”. La discreción y elegancia personificadas.
ADVERTENCIA (El idioma es francés. Al principio se ve a Cartier-Bresson trabajando. Luego hay una larga conversación).

15 comentarios:

  1. Hay una notable diferencia entre el modo de fotografiar de Cartier-Bresson y el de Bruce Gilden, no solo porque el modo de Gilden, al menos en lo que se ve en el vídeo, es un modo "cobarde" de fotografiar (véase cuáles son las personas "asaltadas" y qué otros son ignorados: muchos de ellos individuos a los que se intuye capacidad para soltar una hostia de considerables proporciones), sino, sobre todo, porque mientras Bresson capta a las personas en su propia vida, Gilden (independientemente de cómo lo venda luego) lo que obtiene es la reacción de una persona al ser fotografiada de un modo inesperado e invasivo.

    Como canta la jota... "no se pué contimparar un charco con una fuente..."

    ResponderEliminar
  2. Josep Lois30/6/09

    Ostres Paco!, t'has llegit la normativa sobre comportament i civisme que teniu a Barcelona?. Potser qualsevol dia hi afagiran un annex al tema de fotos robades als vianant!. Respecte a en Bruce Gilden, se la juga d'aquesta manera a que li trenquin la càmera i la cara!

    ResponderEliminar
  3. Hombre, yo no llamaría "cobarde" a la manera de fotografiar de Gilden. Te puede gustar o no su trabajo, puedes identificarte o no con su manera de trabajar, la puedes considerar interesante o demasiado agresiva, pero cobarde...yo no tengo narices a hacer eso en medio de las Ramblas de Barcelona...

    Lo de Cartier-Bresson son palabras mayores...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo30/6/09

    No tenía ni idea hasta hoy de el tal Bruce G. Me parece un pelma, y las fotografías que consigue con su método una agonía. Un egocéntrico, un niño, un pulpo en una cacharrería. Sí es cobardía, es la agresividad del cobarde.

    ResponderEliminar
  5. Josep, comparant la meva manera de fotografiar amb la del Bruce Gilden crec que l’Ajuntament de Barcelona m’otorgarà la medalla al civisme fotogràfic.

    Y hay una cosa clara: Cartier-Bresson fue un genio y uno de los padres de la Street Photography, pero empezó a hacer ese tipo de fotos a finales de los 30. Han pasado 70 años y es lógico que haya habido cambios en la manera de fotografiar, sino la fotografía estaría muerta, y está muy viva. Bruce Gilden es un ejemplo. Su manera de fotografiar es casi una gamberrada de un maleducado “Enfant terrible” de Nueva York. Los que pudisteis ver la magnifica exposición “Magnum. 10 secuencias” expuesta en el CCCB de Barcelona veríais que allí estaba Bruce Gilden. 10 de los retratos hechos en las calles de Nueva York estaban expuestos juntos, en ampliaciones de 10 metros de alto, y eran realmente impactantes.

    ResponderEliminar
  6. Lo de Bruce Gilden ya lo había visto en Platja d'Aro: tipos que te asaltaban a golpe de flash, sin permiso alguno, y antes de desaparecer te soltaban la dirección donde pasarte a por la foto.

    Lo de Cartier-Bresson no, esos pases de baile tan bellos Leica en mano no los había visto jamás...

    ResponderEliminar
  7. Josep Lois1/7/09

    Paco, era una simple ironia lo de la normativa de Barcelona! He vist les teves ultimes fotos de carrer i la veritat és que son fetes per un sant! Jo també en faig i sobretot em fixo molt a qui les faig i com (cadascú aplica la seva psicilogia abans de disparar).
    Respecte al comentari de l'Isidre, aquí a Palamós fins a finals dels 90 també feien aquest tipus de fotos, era la mateixa empresa (Foto-Flash), peró era simplement un negoci, per cert, gens dolent. Tot era perquè tiguèssis un record passejant pel carrer i mai es publicaven en lloc, segurísim. Fins hi tot jo en vaig comprar alguna que hem van fer!.

    ResponderEliminar
  8. Fotografiar sin ser visto o el asalto fotográfico... Menos mal que hay tantas formas de fotografiar como fotógrafos posibles y cada manera corresponde a un discurso diferente. Afortunadamente esto no depende del coraje o la valentía del individuo que fotografía y sí de la honestidad con la que cada creador se enfrente a lo que quiere contar. En definitiva; dos genios!!

    ResponderEliminar
  9. Claramente el estilo y la manera de fotografiar de Bruce Gilden no deja indiferente, le hemos llamado cobarde, pelma, egocéntrico, niño, pulpo en una cacharrería, maleducado “enfant terrible” de Nueva York, y genio. No está mal, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  10. Está claro que su trabajo destaca y no deja a nadie indiferente, y eso es un mérito, guste o no su manera de afrontar la fotografía...

    ResponderEliminar
  11. Me llama mucho la atención el desconocimiento al derecho de imagen, más pensando que aquí la mayoría somos fotógrafos.

    Dejemos por un momento nuestro egocentrismo, nuestra enfermedad de hacer clicks o nuestro supuesto arte o documentalismo, algo muy subjetivo en la mayoría de los casos.

    Pensemos, por un instante, como sujetos fotografiados, no como fotógrafos.

    ¿Qué derecho tiene Paco (o cualquier otro) de publicar mi rostro en un libro? ¿y ganar dinero con él? Aun peor, ¿qué pasa si yo en ese momento estaba en una situación que no quiero recordar, y no tiene porqué ser una infidelidad ni ilegalidad? o peor aún ¿qué pasa si en esa situación está re-interpretada por el fotógrafo y re-interpretada por el público?

    Por ejemplo ¿qué pensaríais si Paco os coge en plena discusión que acaba en un divorcio y esta acaba en el MoMA considerada como una pieza maestra del arte moderno? ( y no estoy diciendo que las discusiones callejeras entre parejas sean el tema de Paco, pero lo podrían ser)

    Pues ninguno, es la verdad. Y no hay arte ni documentalismo que valga. En la ley española existe el concepto de "hecho noticiable" (o algo así) que implica que si tu rostro es parte de una noticia y esta de interés público puede ser publicada en medios de comunicación. Fuera de esto, en España, sin papel firmado no hay derecho a publicar una imagen de una persona sin el consentimiento explícito, y por ende, por escrito del afectado.

    ¿Os quedarías tan tranquilos viéndose a 3m de ancho en una obra valorada en 20,000 euros de los que no veis ni un duro? Y aunque solo paguen 20 euros por la foto, tenemos el derecho de pedir que no se muestre y que si se hace y se gana dinero con ella una parte nos pertenece.

    Otra cosa es que por pasión tomemos el riesgo, bastante bajo por cierto, a ser demandados, pero lo que es inadmisible es el desconocimiento.

    ResponderEliminar
  12. PD: no sé si queda claro, pero el tema de los derechos de la imagen, hasta donde entiendo, afecta al uso de la imagen no a la captura.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu intervención Fran. Me parece un punto de vista clarificador y muy en la línea de lo que explica el abogado Enric Enrich.Tu referencia a las fotos de 3 metros de ancho a 20.000 euros va claramente por las fotos de Cristina,¿verdad?
    Y sería interesante contar con las opiniones al respecto de galeristas y galerías como Juana de Aizpuru, Blanca Berlín,Foto Colectánia o Hartmann, que venden obra de fotógrafos como Cristina García Rodero,Alberto García Alix,Ramón Massats,Ricard Terrè,Leopoldo Pomés o Joan Colom, muchos de ellos, por cierto, premios Nacional de Fotografía.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Modo cínico: Con los de Alberto Gacía Alix no hay problema, están todos muertos :-)

    Volviendo a la normalidad, la verdad no me refería a las de Cristina en particular.

    Mi postura, tras muchos años de meditar, es la de correr el riesgo. Por ahora solo las cuelgo en la red, por lo que no implica demasiado. Quitar un post de un blog es una tontería comparado con re-editar un libro.
    Fotos como estas 1, 2, 3 o 4 podrían ser interpretadas como una violación de la intimidad si están colgadas en una pared de una galería (más aquí).

    Está claro que a quienes nos gusta la street la seguiremos haciendo. Una de mis primeras ideas era no publicar nada, que es lo penable, y guardarlas 50 años. Después lo pensé mejor :-)

    ResponderEliminar
  15. Eso es humor negro del bueno Fran.Claro que por razones evidentes lo de lo muertos ya lo podríamos aplicar a los personajes fotografiados por Cartier-Bresson, Robert Frank o Joan Colom, por ejemplo.
    Y se nota tu vocación de cazador en tus Street Photos.

    ResponderEliminar