miércoles, 20 de febrero de 2013

Jorge M. Reverte, los pobres de Alemania y trabajar como chinos



Me encanta Jorge M. Reverte. Además tuve el privilegio de que escribiera el prólogo de mi libro "La Segunda Guerra Mundial. Imágenes para la Historia".

Esta vez vuelve a dar de lleno en la diana con su artículo publicado en el País "Los pobres de Alemania" que podéis leer entero en el enlace. Destaco algunas partes del texto:

Mario Draghi, a continuación, después de arrojar sobre los seis millones de desempleados la caritativa coletilla del “sabemos que lo están pasando mal”, añadió que las reformas tendrán que continuar.

¿Qué reformas? Pues las que encajen con la idea de la austeridad, de los recortes. Las que inclinen de forma definitiva la responsabilidad del empleo a lomos de la sociedad y la despeguen de la acción del Estado. El mercado será el que cree trabajo cuando se den las condiciones adecuadas, es decir, cuando la mano de obra sea lo suficientemente barata como para que un trabajador español pueda competir con uno chino.

Es un punto de vista muy socorrido para mantener en la barra de un bar el de que quienes nos gobiernan no tienen un plan. Sí, lo tienen, y es compartido por sabios que no se alinean solo en la derecha. Lo que sucede es que ese plan es bastante grosero y no se puede poner en un programa electoral. Por supuesto, la primera pata es la de desarbolar hasta donde se pueda el Estado de bienestar, bajar la inversión en educación, bajar el coste de la sanidad pública, bajar el coste de las pensiones y de los subsidios por desempleo. Para ello era ineludible destrozar la capacidad de los sindicatos, apoyándose en la mala fama que estos se habían dado a sí mismos.

Otra cosa es que Rajoy tenga que reconocer que no ha cumplido su programa electoral, que haya incumplido sus promesas para poder “cumplir con su deber”.

Y vaya si lo está cumpliendo. Hay que reconocérselo. En pocos años, en este país no va a haber una sola rémora: ni televisiones públicas, ni compañías aéreas de bandera, ni centros de investigación en biología molecular, por dar algunos ejemplos.

Aquí vamos a lo seguro guiados por la mano firme de Rajoy y su compañía: se trata de rebajar todo, sin tocar los impuestos de los pudientes. Merkel y Draghi aplauden esa política, aunque advierten de que hay que ir más lejos. ¿Hasta dónde?

9 comentarios:

  1. Desde niña oía decir a los mayores que "las guerras son para superar crisis económicas, y la única manera es eliminar a gran parte de la humanidad, porque somos demasiados". En el último siglo la humanidad se ha triplicado, y desde la bomba nuclear estamos en una guerra fría que cada vez se hace más evidente; decidir día a día el valor del dinero y los precios de los alimentos sabiendo que la mayoría no podrá acceder, subir impuestos sabiendo que la mayoría no podrá pagar, y ahora recortar todos los servicios básicos, educación, sanidad... No seamos tan inocentes de pensar que todo esto que está ocurriendo viene sólo de la mano de un inútil presidente de gobierno como Rajoy, las estrategias políticas y económicas nacen de un núcleo mucho más alto, y los políticos (se declaren de izquierda o derecha) son títeres sin cabeza que no hacen más que transmitir órdenes que ni saben de dónde les llega. Cuando esas "órdenes" llegan a la sociedad, la estrategia está concebida mucho antes, y los del "núcleo elevado" saben de sobras las reacciones y consecuencias: El pueblo enfurecido o indignado sale a la calle, así se consumen medios a través de las tecnologías que también son armas, personas solas y familias enteras se quedan en la calle sin trabajo ni hogar por no poder pagar las falsas hipotecas o alquileres por encima del sueldo mínimo, personas enfermas se quedan a medio camino. Otros se suicidan... Y así viene siendo cada día desde hace años. Los suicidios se han silenciado pero hace años que desgraciadamente suceden, siendo tabú para la prensa oficial. ¿No es esto acaso una guerra fría y estrategia criminal? Es un arma fría, otra forma de matar, sería absurdo salir a la calle con metralletas con las armas sofisticadas que hay, empezando por el dinero, la causa de todo, el arma más fría y peligrosa.
    Y todo es consecuencia de un capitalismo agresivo y criminal inventado por una pandilla de psicópatas por tener el dominio mundial. Nadie lo va a parar, caerá y caerán por sí solos, porque si algo queda claro es que son esos psicópatas los que se están enfrentado entre ellos por tener el dominio absoluto...

    Así que no seamos pesimistas ni agresivos con nosotros mismos, nos quieren indignados y enfrentados, deprimidos, a punto de explotar o del suicidio. Entonces salen los títeres hablando de nuevas leyes para mostrarse imprescindibles, y hacer ver que nos dan algo, cuando no es más que una parte miserable de lo que miserablemente nos han quitado. Es así como nos tienen sometidos y dominados sin saberlo. Eso es lo específico de la alineación, típico de las dictaduras, lejos de las democracias que quedaron en Grecia hace siglos.

    Pero las cosas están cambiando, al destruir las bases sociales cae la pirámide, y vamos viendo cómo van cayendo las instituciones; iglesia, monarquía... Veremos caer a todos los países capitalistas, Alemania, por supuesto, no se salva. El pueblo, poco a poco se gobernará a sí mismo, no sabemos si vamos hacia un nuevo anarquismo o nueva república. Pero parece claro que estamos solos, y sólo podemos ayudarnos y reeducarnos entre nosotros mismos. Dejemos que el miedo que nos han imbuido durante siglos para tenernos dominados se lo queden ellos. Es como decir que les está saliendo el tiro por la culata. No seamos pesimistas y nos desesperemos, sabemos que estamos en un momento histórico de cambios importantes para la humanidad, que nunca más estará sometida al dinero y al capitalismo.

    Y perdón por el mitin, no he podido evitarlo.
    La vida tiene otros valores, y a eso vamos.
    Ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has hecho un mitin más largo que el post Eva, pero creo que cargado de razón.
      Tu profundo análisis está muy fundamentado en todo el conocimiento que tienes del tema.
      Lo de que el pueblo se gobernará a si mismo me parece muy bien, pero me temo que el equipo contrario tiene aun muchos mecanismos para intentar evitarlo.
      Veremos.¡Ánimos para todos también!

      Eliminar
    2. Lo siento, Paco, no me he dado cuenta de que era tan largo en la pequeña ventana donde se escriben los comentarios, hasta que lo he visto publicado. Puedes eliminarlo si quieres, no importa. Disculpa de nuevo.

      Eliminar
    3. No Eva, al revés. Gracias por tu aportación.

      Eliminar
  2. Tienes razón Eva y no es un mitin.
    Todo lo conseguido a lo largo del siglo XX como conquistas sociales, están siendo eliminadas. El siguiente paso, volver a la esclavitud, ya casi está conseguido.
    Respecto a que los capitalistas "se matarán entre ellos", tengo mis dudas, más bien intentan que nos "matemos entre nosotros" por un pedazo de pan.
    Ojalá el capitalismo colapse y dé paso a la autogestión con la desaparición del Estado, pero para eso deberá nacer una nueva sociedad ... dentro de diez mil años. O, con un poco de suerte, mañana mismo.
    elfrancotiradormiope

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos que pasa con el tiempo, Antonio. Y esperemos que la nueva sociedad nazca antes de los diez mil años. Lo de mañana lo mismo lo veo un poco optimista, pero por pedir...

      Eliminar
    2. Gracias Antonio. Estoy de acuerdo en lo de la esclavitud, depende de nosotros, como casi todo, aunque consigan hacer creer que dependemos de ellos.

      Mirad este enlace que viene al caso: "Miles de europeos sufren la mano dura en los campos de Amazón en Alemania"

      http://www.eldiario.es/economia/Amazon-trabajo-precariedad_0_102890512.html

      La nueva sociedad se está haciendo, la nueva humanidad, la nueva conciencia, día a día, aunque no lo parezca. Recordemos que el bien no hace ruido.
      Saludos*

      Eliminar