domingo, 25 de noviembre de 2012

Fotos desde mi ventana. Como un pájaro de mal agüero


Le pasó a Marc Altés, el  protagonista de la novela "Un día de mayo" en Belfast, junto a su compañero : La claridad del día hirió las pupilas de los dos periodistas, hechos ya a la oscuridad del Shamrock. Sobre sus cabezas, con un monótono tableteo, un helicóptero negro se cernía como un pájaro de mal agüero."

Barcelona no es Belfast, pero cada vez se le parece más en cuanto a represión policial. Y al paso que vamos...

8 comentarios:

  1. También a mí me sorprendió el pasado jueves cuando fui a la ciudad, pensé que Barcelona se ha convertido en un "estado policial"; furgonetas y coches policiales por todas partes, "mossos" armados hasta los dientes controlando y mirando a la gente con desafío... Es desagradable vivir así. Y esto es desde el 15-M del pasado año, que el Mas, como presi de la Generalitat de Catalunya, el Felip Puig y cia. enviaron a los mossos a "limpiar" la Pça. Catalunya de las miles de personas que estaban ahí acampadas o manifestándose pacíficamente. Desde entonces la presencia policial es cada vez mayor. Veo a los habitantes de la ciudad como rehenes de un sistema opresivo que actúa como el sistema franquista pero en nombre de la democracia...
    Y a pesar de, hoy muchas personas votarán a ese sistema sin saberlo; sólo con el hecho de ir a votar, porque Mas lo dice, porque se inventó esas "elecciones" vampirizando el movimiento 11-S, ya estás "obedeciendo" sus "órdenes" y su sistema... Aparte de los millones que se gastan... Eso sí, se gastan millones también para iluminar la ciudad con bombillas de navidad diciendo que es "para animar". Estupendo panorama...
    Y estupenda foto, Paco, muy representativa...

    http://ehuarte.blogspot.com.es/2012/11/street-photography-luces-y-sombras-de.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios, Eva. Y ya verás que aunque mucha gente ha ido a votar el resultado ha tenido un punto importante de sorpresa.

      Eliminar
  2. Se hace extraño ver estas elecciones (online) del 25 de noviembre. Podría entender el momento histórico como escusa referente a la realización de las mismas, pero me parecen fuera de lugar en su conjunto. La distancia no sé yo si me hace pensar y razonar bien, pero creo que objetivo, soy.
    Me sigo preguntando cómo es posible que se acceda a un poder legislativo tan contundente como es la Generalitat de Catalunya, obteniendo esa mayoría absoluta tan deseada y se termine antes de su fin natural jugando con unas cartas que están marcadas por ambos lados con una resolución de la partida que todo el mundo sabe quién va a ganar.
    El pueblo, ¿realmente se merece esto?
    Si la opción política elegida por la gran mayoría de los que fueron a votar es, y era la menos mala de las que se presentaron (a priori, los resultados avalan la tesis) por que no se cumplen las expectativas de la campaña preelectoral y se sigue luchando hasta el final.
    Los que mandan, tienen en apariencia voluntad de servicio para y con el pueblo. Pero ese enaltecimiento al cual se someten a sí mismo, de querer romper la baraja del juego para que no juegue nadie me parece un límite peligrosamente roto entre el “seny” i la “rauxa”.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como verás Jan, parece que las cartas no estaban tan marcadas como parecían.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pájaros de mal agüero
    Personas que en nuestra imaginación creemos que influyen negativamente en el devenir de los acontecimientos.

    Aprovechando que cada vez que Paco Elvira cuelga una fotografía, sus espectadores o sea nosotros, la prologamos y la epilogamos con el tema de moda; independencia, izquierda, derecha, libertad, represión, etc. Antes de continuar, vaya por delante mi más total identificación y concordancia con la declaración Universal de los Derechos Humanos, como base para analizar cualquiera de las situaciones dignas de análisis que envuelven mi cuotidiano paseo por esta vida. Lo que no quiere decir que tenga que ir con el chupete en la boca.
    Barcelona es la ostia de encantadora, atractiva y única. Con policía, con manifestantes y sobre todo en democracia. A los que tuvimos la “suerte” de vivir la Barcelona de la dictadura, lo que está pasando ahora y que lógicamente tanto os preocupa, la verdad es que nos parece un poco simple, y no está exento de un verdadero sufrimiento por parte de los que lo vivís de este modo, al que nos adherimos y al cual nos gustaría poner unas cuantas tiritas, siempre conservando el buen humor y la sencillez argumental.
    Es bueno para salud mental y física que cuando se viven hechos en los que estamos implicados directamente, en el momento en que a pasado el calor del fogonazo, desarrollar la capacidad para distanciarse y analizar el conflicto como si fuéramos de otro planeta.
    Es tan importante saber mandar, como saber reconocer el contexto del que te manda. Dile órdenes, sugerencias, recomendaciones, etc.
    Todavía está por aparecer la estructura social, que no tenga dentro de ella un servicio de orden, control, gestión de los acontecimientos que se producen en la calle, pueblo, país, etc.
    Barcelona no es ni bonita ni fea, son los ojos del espectador que sabe o no encontrar las cosas bonitas y separarlas de las feas y actuar en consecuencia.
    Los movimientos como el 11-S y otros que todavía tienen que producirse son los que nos dan la dosis necesaria para continuar mirando Barcelona y la vida, de manera diferente a los pájaros de mal agüero.
    Y para finalizar darle las gracia a Paco por el esfuerzo de mantener una página como la suya que nos ayuda a escribir artículos como este y como el de Eva Huarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, Miquel, por tu valiosa aportación.

      Eliminar
  4. Muy bien a Paco ya los tres comentaristas anteriores.
    A mí Barcelona siempre me ha gustado mucho, mucho.
    Amén de lo fotogénica que es.
    Lo de la presencia policial en Madrid también se ha incrementado muchísimo en los últimos tiempos. Y es que los ciudadanos somos muy malos. No nos dejamos joder sin protestar. Y eso para los que mandan, no puede ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barcelona es una preciosidad. En eso estamos todos de acuerdo. Y también que es básico que no nos dejemos joder sin protestar.
      Un abrazo

      Eliminar