domingo, 24 de junio de 2012

Fotos desde mi ventana. La espera.



Esta es la historia de la foto. Son las nueve de la mañana y bajo a la calle a tirar envases vacíos a un contenedor y, de paso, comprarme unos cuantos calcetines de verano en una de las tiendas que han abierto los chinos. Entonces veo a la mujer. Me llama la atención. Parece extranjera y estoy seguro de que la moto no es suya. La ha utilizado como asiento. Pienso que sería una buena foto para la serie desde mi ventana, pero que no llegaré a tiempo. Tiro los envases, me compro los calcetines y aún sigue allí. Entonces subo corriendo a casa y echo un vistazo desde la ventana para ver si tengo buena visivilidad o a la mujer le tapan los árboles. Está en un huequecito. Corro a por la cámara y ya le pongo el tele de 180 mm.  Son muchos años haciendo fotos así y mi visión calcula de forma automática la óptica que necesitaré. Hago unas cuantas fotos, incluso unas en las que come unas galletas y bebe un poco de agua. Parece que la espera va para largo. Me quedo satisfecho con el resultado y guardo la cámara.

Al cabo de un rato salgo de casa y la mujer sigue ahí. Ha pasado media hora desde que la vi por primera vez. Es entonces cuando te entra curiosidad en saber la verdadera historia de la espera. 

¿Se os ocurre alguna?

25 comentarios:

  1. Esta muy claro, la mujer quiere robar la moto y espera el momento oportuno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Realmente parece ser que esta esperano a alguien para que cargue con el paqueton que tiene a su lado,mas que robar la moto parece un desauciada,un saludo

    ResponderEliminar
  3. Lo mas probable, es que la fama de tu ventana ha traspasado fronteras y quiere que la inmortalices!!!
    Bueno, fuera bromas, haciendo de investigador, observamos que la mujer va bien vestida, lleva un par de maletas en muy buen uso, y por la posición de la mano, parece estar hablando por móvil. Como lleva el bolso, en principio descartaríamos el robo (solo en principio), así que mas parece que está esperando, o la han dejado colgada en uno de esos apartamentos turísticos que se alquilan por internet (la mayoría piratas).
    De todas formas, no lo veo claro, no es muy frecuente viajar solo, y en las maletas no se observan las pegatinas clásicas de los aeropuertos...
    nos mantendremos expectantes, a la espera de la verdadera historia!
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nunca sabremos la verdadera historia, Albert.

      Eliminar
  4. Está esperando al dueño/a de la moto,posiblemente su hijo, se han quedado sin casa y ha cogido las cuatro cosas que tiene, posiblemente se mudarán a un hostal de mala muerte. Pero las cosas siempre pueden mejorar, igual en unos días conocen al dueño de un restaurante que necesita un camarero y una cocinera, le contarán su historia y esa persona les dejará el dinero para el depósito de alquiler de un apartamento cerca de la playa, en Castelldefels por ejemplo, y con el tiempo saldrán adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos hacer un concurso de historias que se adaptaran a la foto, María

      Eliminar
  5. Esto es lo que Roland Barthes llamaba "puctum", cuando el espectador saca al sujeto de la fotografía y empieza a hacerse preguntas que van más allá de la imagen que tenemos, nos imaginamos cosas e intentamos dar una explicación a lo que vemos. Precisamente, dice Barthes, que no todas las fotografías tienen ese "puctum", y normalmente las buenas fotos son aquellas que lo tienen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta tiene algo de ese "puctum" cuando nos planteamos todos esos interrogantes, Adrià.

      Eliminar
  6. Creo que ha quedado con alguien que la pasará a recoger para ir al aeropuerto y marcharse de vacaciones a Cancún. La moto le ha venido estupendamente para esperar sentada ya que parece que el acompañante se retrasa un poco. Menos histeria y más optimismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece estupenda tu visión y tu actitud, muy necesaria ante la que está cayendo.

      Eliminar
  7. Yo apunto a una nueva estatua humana. Tendrías que haberle dado alguna moneda a ver si reaccionaba. Seguro que el comer galletas y el beber agua obedecía a la buena predisposición de algún transeúnte generoso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imposible. Nuestro regulador Ayuntamiento sólo permite las estatuas humanas en un tramo concreto de las ramblas, Jan.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Al leer las noticias españolas lo primero que me viene en mente es que esta mañana fue desahuciada, salvó cuantas pertenencias pudo y espera que una vez le hagas unas cuantas fotos, le abras la puerta de tu casa por una temporada.,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos bastante en común. Tu miras desde tu azotea y yo desde mi ventana.

      Eliminar
  9. La cuestión son los calcetines, no los de la mujer, -no lleva- pero sí que están relacionados con ella. Esta mujer aparentemente bien vestida, ...zapatos de tacón color oro, "leguins" negros, blusa estampada, chaqueta de piel negra... y con dos maletas y un bolso al parecer todo con poco uso. Trabajaba hasta hace bien poco en la industria textil, fabricaba calcetines, por sus manos pasaron miles de pares de calcetines, de todos los colores, estampados y tipos de tejido. Pero llegaron los chinos... y ya sabemos la historia que sigue... Hoy Paco ha salido a comprar unos calcetines a los chinos, …no sé, a lo mejor porque era domingo y todo el comercio estaba cerrado. Pero instintivamente se a fijado en esta mujer sin saber porqué le ha echo una foto, como las fotos de las víctimas de tantos conflictos que ha fotografiado, sin saber que esta era víctima suya, y de todos nosotros, por comprar unos calcetines en los chinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial Carles! Has ganado el premio.
      Por cierto, estupendas fotos.

      Eliminar
    2. Gracias por el premio! Pero mas premio para mi que que te hayan gustado mis fotos.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cierto, con N, Punctum, se me escapó.

      Eliminar
  11. Teresa pinyol25/6/12

    Tiene las puntas gastadas de ssu zapatos dorados y los pies hinchados hasta decir basta, pero lo que más me llama la atención es su pelo. Hace meses que no se lo tiñe: ¿es una cincuentona alternativa, este dato de dejadez nos habla de alguna enfermedad depresiva o la crisis la ha atacado hasta decir basta?
    Por supuesto hay mnás opciones, pero juntando todos los datos me inclino por "me he ido de casa" (abandono del hogar por diferencias irreconciliables con la pareja) o por "me han hechado de casa" (los señores banqueros haciendo de las suyas).
    En fin, Paco, no vuelvas a dejar estas historias tan abiertas que no puedo parar de darles vueltas: ¡a mi siempre me han gustado los finales cerrados.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy observadora Teresa. Un buen ejercicio periodístico.Y a mi también me gustan los finales cerrados, pero no siempre se encuentran.Y en fotografía aún más.

      Eliminar
  12. Paco ahi tienes tema para tu proxima novela: Un dia de Junio
    Un dia de Mayo me ha gustado mucho. Muy bien contada, con giros, personajes, viajes, historias . . . Un poco timido en los amores me has parecido.

    ResponderEliminar
  13. Me alegro mucho FPoEgea. Lo de los amores ya me lo ha dicho más gente.Es que en el fondo soy tímido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Yo también le he estado dando vueltas y haciendo mías algunas de las palabras de uvenele, diría que:
    Creo que ha quedado con su hijo que pasará a recogerla para ir a la boda de una sobrina de la hermana pequeña que vive en Cassà de la Selva. La ropa de tía orgullosa y además madrina, la lleva en ese bolso raro que está puesto con cuidado sobre la maleta y fuera de ella porque dentro lleva, además de dos faldas y tres camisas, la preciosa colcha que ha estado tejiendo en hilo. Tanto trabajo le ha dado terminarla a tiempo que ni siquiera ha tenido tiempo de teñirse en los últimos meses. Pero ha conseguido terminarla a tiempo para su sobrina adorada.
    La moto le ha venido estupendamente para esperar sentada ya que, ansiosa por ver a sus parientes ha terminado llegando antes de la hora convenida con el hijo. Él no se retrasará, sabe que tienen que llegar pronto porque la madre aún tiene que ir a la pelu antes de la boda. Ya tiene cita, ¡descuiden! Se irá a la "perruqueria de la Sandra", amiga mía y excelente profesional.

    ResponderEliminar