viernes, 27 de abril de 2012

Fotos desde mi ventana. El vuelo de la paloma y la anticipación.



El prever lo que va a ,o lo que puede, pasar, es básico en fotografía. Creo que esta foto constituye un buen ejemplo. Salí a la terraza equipado con el tele de 180 mm para fotografiar algo que ocurría en la calle, cuando vi a la paloma posada en el árbol, muy cerca. Una paloma en un árbol no suele constituir una foto muy excitante, pero volando ya sería diferente. Cambié la velocidad de 1/250 a 1/1000, suficiente para congelar su vuelo, y esperé a abandonara el árbol. Disparé una sola foto, pero creo que la cacé en el momento justo.

19 comentarios:

  1. El batido de las alas de una paloma alcanza en su punto máximo de extensión de las alas una velocidad de 250 km/h como las aspas de los modernos molinos de generación eólica. Para esa imagen creo que precisaría bastante más que 1/1000 seg. o al menos que fuera real. En tu foto las alas están el el punto cercano a la parada y arranque en sentido contrario, y esa es la clave de todo, incluso de la belleza de la foto, una instantánea maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un pozo de ciencia fotográfica, Antoni. Por intuición y experiencia diría que tienes razón. En una foto de un ave que bate las alas rápido, como una paloma, si esta cerca una milésima no basta.Y la clave debe ser lo que comentas del punto de la parada.
      Por cierto, ya tengo el libro de la Segunda República. Es una pequeña joya y me alegro un montón de que tu padre esté representado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Despues de lo dicho por Antoni, ¿que más se puede añadir?
    Pasar por aquí siempre tiene su premio y algo se aprende. Y eso, como la misma anticipación que hablas, no tiene precio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Jan. También aprendo mucho de vuestros comentarios, como el de Campañà hoy.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ... poco más podremos añadir...
    Sólo que es preciosa, justo en el momento.
    Gracias!!! Siguiéndote aprendemos....

    ResponderEliminar
  5. Después de todo lo dicho ,creo que a falta de una buena ventana ,tengo la pantalla del ordenador ,solo la tengo que dirigir a tu blog,siempre se aprende ,fotografía cocina ,etc,me quedo esperando el reportaje de la toscana.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricard, pero si miras los posts de días pasados creo que ya he publicado por lo menos media docena de reportajes de la Toscana.

      Eliminar
  6. Bueno, la experiencia siempre vale para algo, pero como bien has dicho tu, Paco, hay que anticiparse a los hechos, diseñar mentalmente lo que crees que va a suceder y disparar justo en el momento, más bien dicho unas milésimas antes del momento ya que aunque la cámara haga el disparo instantáneamente el movimiento del dedo puede jugarte una mala pasada. En este caso has logrado una foto que obedece a este instinto, previsión y reacción rápida, condición indispensable para un buen reportero.

    ResponderEliminar
  7. La fotografía es preciosa! Con ese gesto de las alas que parecen las alas de un ángel, un ángel azul, a pesar del gris de las palomas de ciudad.
    El gesto, transparencia, la luz, el brillo y el color, me encanta!
    Y qué bonita explicación la de Antoni Campañá.
    Gracias! Es un placer para la mirada*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva. me alegro de que te guste.

      Eliminar
  8. Lo bueno de la fotografia es dejarse enseñar y esta claro que en este Blog se aprende todos los dias incluso de los comentarios un fuerte abrazo a todos los que lo hacen posible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comentaristas y el grupo de gente que se aglutina en torno a un proyecto como éste son básicos. Es la grandeza de la comunicación 2.0. Y tu eres uno de ellos.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. En el momento justo.

    ResponderEliminar
  10. A pantalla completa... es magnífica.

    ResponderEliminar
  11. Pues por poner un pero, la foto sería perfecta si el encuadre hubiera situado la paloma más abajo y más a la izda. es decir en el punto inferior del cruce de las líneas que definen la regla de los dos tercios. No sé si me he explicado bien.
    Debí aprender en tiempos que en las fotos de sujetos en movimiento, animales, atletas, ciclistas, etc. se debe dejar espacio por delante para dar mayor sensación de ese movimiento, mostrar que los sujetos tienen campo por delante para seguir su marcha.
    Dicho esto reconozco que en el caso de la paloma sería difícil y a mí posiblemente se me hubiera escapado pues tengo poca experiencia en fotografías animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se puede mejorar una foto, o casi siempre, FPoEgea, y es bueno saber analizarlo. En este caso era complicado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. La foto es Xulissima Paco!!
    Però... no he vist cap colom tant blau a Barcelona... ;-)

    ResponderEliminar
  13. Preciosa la foto. Transmite mucha fuerza y majestuosidad (cosa poco habitual en las fotos de las paloma de Barcelona).
    Me gusta el tratamiento de color.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar