domingo, 11 de marzo de 2012

¡Tendría que haberlo matado en aquel momento!



Muchos de vosotros me preguntáis como van las relaciones entre mis gatos, Indy y Canela. La verdad es que muy, muy amigos, no son. Indy quiere jugar todo el rato y tiene amargada a la vieja y señorial  persa. Los gatos son muy inteligentes e intuitivos, por eso Canela hacía lo que hacía. Os lo enseño para los que no sepáis de que va la historia. Fue cuando Indy llego a casa con tres meses de edad.



"¡Tendría que haberlo matado entonces!" seguro que piensa mi gata Canela.

4 comentarios:

  1. ¡Jajajaja! El intruso vino a quitarle su trono y ella se revela...

    En casa somos más de perritos, aunque fotografícamente me parecen más estéticos los gatos.

    Saludos de domingo.

    ResponderEliminar
  2. Eso es la época de celo, y la influencia de la Luna llena. El macho, aunque sea más pequeño, dominando a la hembra... La naturaleza es sabia. El caso es pasarlo bien, eso sabiduría superior :))

    ResponderEliminar
  3. Saludos ya de un domingo a punto de acabarse, Lina.

    Celo, luna llena, naturaleza...todos los factores juntos, Eva.

    ResponderEliminar
  4. jajaja, qué final de suspense y psicokiller tiene el vídeo, jaja. Lo más gracioso cuando el peligro teóricamente ya pasó y se asoma... Y luego cuando descubre que ella sigue acechando tras la puerta...

    ResponderEliminar