jueves, 8 de diciembre de 2011

Andaluces de Jaén, aceituneros altivos.


Nada menos que la friolera de 33 años separan estas dos imágenes. La primera foto acaba de ser publicada en el libro de Lunwerg "La Transición española. Imágenes de la sociedad en los años del cambio". La tomé en 1978. Y ahora acabo de volver a Jaén para ver que, aunque continúan vareando los olivos, modernas maquinarias han cambiado mucho la tarea.



VIDEO TOMADO CON UNA CANON S95

7 comentarios:

  1. Qué monstruosidad con las malditas máquinas, que destrozan la vida pacífica del árbol, sacudiendo su bello tronco con tanta agresividad. A mí me hace sufrir verlo. Al contrario que la preciosa y poética fotografía de 1978 con la ancestral costumbre del hombre golpeando con palo de madera sólo las ramas cargadas de frutos, y el árbol agradece la liberación del peso de sus frutos.

    Ya que titulas el post con el principio del poema de Miguel Hernández, seguimos para hacer honor;

    "¡Cuántos siglos de aceituna,
    los pies y las manos presos,
    sol a sol y luna a luna,
    pesan sobre vuestros huesos!"

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/12/11

    Seguro que si te toca recoger aceitunas agradeces la llegada de la horrible máquina.

    ResponderEliminar
  3. Si me lo dices a mí, "Anónimo", he recogido bastantes aceitunas, y uvas, y patatas...
    La horrible máquina podría hacerlo de otra manera, sin dañar el árbol. Y por otro lado, la máquina ha suplido la mano de obra, y creo que es mejor ser campesino/a que parado/a.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/12/11

    huele a ludismo, a romper maquinas!!! maquinas malas!!! (jijijjij) no creo que al arbol le importe y seguro que la espalda del campesino lo agradece.

    ResponderEliminar
  5. Como diría el pianista en un Saloon del Far West "Don't shoot me. I'm only the piano player"

    ResponderEliminar
  6. Es a mí que me han disparado, Paco. Intercambiamos opiniones y todas son respetadas y respetables, es sano opinar, pero no vale personalizar, y menos sin atreverse a poner nombre y apellido. Después del segundo comentario anónimo ya he visto que no valía la pena contestar.

    Me quedo con la preciosa foto y poesía :))

    ResponderEliminar
  7. Eva, de acuerdo en lo de las opiniones. En este blog se consideran todas-o casi todas-respetadas y respetables.
    Y en lo que dices del anónimo tienes toda la razón. Tu das la cara y el anónimo no.Ganas por descalificación del oponente.
    Bonita combinación de la foto antigua y la poesía inmortal de Miguel Hernández.

    ResponderEliminar