lunes, 25 de julio de 2011

Homenaje a Oslo


  Todavía estoy con el corazón en vilo y transtornado por la noticia. Un país precioso, que he fotografiado varias veces,  en el que viven amigos y gente muy querida. Un país que otorga el premio Nobel de la Paz sacudido por esta sinrazón.

Dejando a un lado el dantesco escenario, tras la bomba, al fin y al cabo hemos visto por desgracia escenas muy similares en todo el mundo, estoy horrorizado por lo que pasó en la isla de Utoya. Un sólo individuo, armado con una pistola y un fusil asesinó a unas noventa personas, sin explosivos, sin ráfacgas de ametralladora, tiro a tiro. Imágenes como las de la película Terminator, cuando el Cyborg interpretado por Arnold Schwarzenegger entra en una comisaría y mata a una quincena de policías en una escena de violencia brutal, no tiene ni comparación. Otra vez la realidad supera con creces a la ficción.

Ya sé que no es nada, pero ahí va mi pequeño homenaje gráfico  a este querido país, con las fotos del centro de Oslo en donde explotó la bomba.






6 comentarios:

  1. Los medios de ultraderecha españoles (me niego a calificarlos ya de otra manera) como Libertad Digital o La Gaceta, entre otros, calificaban al asesino, un ultraderechista antimusulmán y radical cristiano, como "antisistema", que es el mismo término que utilizan para designarnos a todos los que creemos y apoyamos el movimiento 15M.

    Si cultivamos el odio, la crispación y la desinformación, cuando no la mas vulgar y vomitiva tergiversación, creamos el caldo de cultivo para la bestialidad. Este es el mundo en el que vivimos o hacia el que nos encaminamos cada vez mas rápidamente.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa la foto del barco alejándose (¿o quizá llegaba? Bueno, me gusta imaginar que se iba...).

    A mí los atentados me pillaron en Oslo y sí, es algo horroroso, sobretodo por lo arbitrario de todas estas muertes; simplemente un loco que quería hacerse famoso...

    ResponderEliminar
  3. Paco, muchas gracias por compartir estas imágenes, es recordar y ver la ilusión que espero pronto vuelva a esa nación.
    Saludos,
    tu alumna venezolana ia Llamozas

    ResponderEliminar
  4. Que difícil es intentar entender el porque.
    Se me antoja imposible.
    La condición humana no tiene limites. Desgraciadamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Preciosas fotos, Paco, inspirándome en la fotografía del barco sólo se me ocurre repetir una frase que llevo años diciendo y apunto siempre en mis diarios; "Este mundo es un naufragio envuelto en fuegos de artificio, y las playas se llenan de botellas con mensajes perdidos". Qué impotencia... pero añado, no es obra de un solo hombre, detrás está el gran engaño, no nos dejemos engañar por mucha buena fe y buena voluntad que pongamos, por mucho que necesitemos aferrarnos a la inocencia y a la bondad, tenemos la desgracia de la experiencia. Siempre hay algo más detrás.

    ResponderEliminar
  6. Lo de calificarlo de antisistema me parece de entrada una declaración de intenciones Oddiseis.

    Se iba Joan, se iba. Es la foto de cierre.

    Gracias a ti por pasarte por esta que es tu casa,Ia.

    Yo tampoco puedo entenderlo, Jan. Un abrazo.

    Una frase de peso, Eva, como todas las tuyas.

    ResponderEliminar