martes, 3 de mayo de 2011

LAS PERLAS DEL ATLÁNTICO FRANCÉS. EL MONT SANT MICHEL

VISTA DESDE LA TERRAZA DE LA ABADÍA


Siempre he tenido una relación muy estrecha con Francia, un país que quiero y conozco muy bien. El francés fue mi segunda lengua. Viajé con frecuencia para contactar con las míticas agencias fotográficas de los setenta Gamma, Sygma y Viva. Me empapé con las películas de la Nouvelle Vague de Truffaut, Rohmer, Chabrol, Resnais o Godard. Descubrí su gastronomía y sus vinos. Pero, aunque todo el mundo me había hablado de él, nunca había podido ver el Mont Sant Michel. Pero esta vez pude cumplir mi sueño de adolescencia y, al igual que ocurrió con La isla de los pájaros, fue gracias a Delphine Martins y la oficina de turismo del Oeste de Francia que dirige.

Este islote rocoso, de 80 metros de altura y cerca de un kilómetro de circunferencia,se encuentra en Normandía. Está coronado por una abadía cuyo origen se remonta al siglo XVIII. Cuenta la leyenda que Aubert, obispo de la cercana Avranches, construyó el templo a petición de San Miguel que se le apareció tres veces en sueños. Las partes más hermosas de la abadía son el conjunto gótico que forman el coro y el claustro, y que se conocen como “La Maravilla”.




Saint-Michel es uno de los monumentos más visitados de Francia (3 millones al año). Influye el que las mareas de la zona sean las más pronunciadas de toda Europa (17 metros de altura en el punto más extremo). Debido a dicho fenómeno está terminantemente prohibido circular por la zona inundable cuando se acerca la hora de la marea alta. Un sonoro timbre informa del momento y las aguas avanzan a una velocidad, como describen los lugareños, de un caballo al galope.

La cercana ciudad de Avranches guarda un tesoro literario de valor incalculable. Son 200 manuscritos provenientes de la abadía del Monte Saint- Michel, que los estudiosos fechan en el siglo IX. La colección está considerada como una de las más importantes existentes en Francia sobre manuscritos de la Edad Media. Las obras se trasladaron a Avranches al estallar la Revolución Francesa. En Avranches hay un museo dedicado íntegramente a albergar a estas joyas rescatadas de las entrañas del Monte Saint-Michel.




Esta afluencia de turistas hace que el Mont Sant Michel se llene de visitantes durante el día, pero abandonan el islote al caer la tarde.




Nuestro grupo estaba alojado en uno de los pocos hoteles enclavados en este pequeño territorio y es el momento de gozar de la tranquilidad y sobre todo de las vistas espectaculares desde la terraza de la abadía como se ve en la foto con la que encabezo este artículo.

Aparte de Delphine Martins, el grupo lo formaban tres periodistas y dos fotógrafos profesionales Kris Ubach y yo. Cuando veo a un fotógrafo enfocando algo, siempre me pregunto que foto estará haciendo. Creo que aquí queda muy claro.



KRIS UBACH



La tarde avanzaba en el Mont Sant Michel, al día siguiente finalizaba el viaje y volvíamos a nuestras casas, pero tanto Kris como yo teníamos muy claro que nos faltaba una foto muy importante, tal vez la apertura para nuestros reportajes.

Mañana os hablo de ella.

7 comentarios:

  1. Me imagino la foto que falta. Me gustan tus crónicas de viajes. Con el bagaje que tienes, deberían ser más frecuentes. Y qué lujo de acompañante, una de las mejores fotógrafas españolas.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico reportaje, Paco, Mont Sant Michel es también una de mis deudas, dos amigas que viven en Normandía están insistiendo en que vaya y hacer justo la ruta que indicas. Así que ya estoy haciendo planes cuando el euro epañol me lo permita. Eres un buen guía, y voy a enviar este reportaje a mis amigas, estarán contentas.
    Gracias Paco!

    ResponderEliminar
  3. Veig que en Kris feia de equilibrista.
    De França es un dels indrets que mes m’agrada. Sobre tot a la tardor.
    Un fotògraf, pot perdre fàcilment el nord davant de tant enquadraments singulars. Espero tornar-hi aviat.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  4. He enviat aquest preciós report a les meves amigues que diuen ser entre la frontera just de Normandie i Bretagne i em contesten dient justament el què dius, Jan; "és un indret grandiós on perds la mirada arreu omplin-te els ulls d'imatges..."
    Ara ho veig més a prop :))

    ResponderEliminar
  5. Está cantada Rafa.

    Gràcies a tu Eva. A la que puguis, cap al Mont Sant Michel!

    Ho sembla, oi Jan? Lo de la Kris fent d'equilibrista.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, tengo que decir que en realidad no estoy haciendo equilibrios, Paco sabe muy bien como aprovechar los encuadres ;)
    Rafa, gracias por tu comentario...te veo en una semana.

    un beso

    ResponderEliminar
  7. Anónimo21/5/11

    menuda puta mierda

    ResponderEliminar