lunes, 21 de marzo de 2011

UN DÍA DE MAYO. EL COMIENZO.

PLAYA DE INCH. DINGLE. IRLANDA


La ola golpeó a los dos hombres y los empujó contra el casco del pesquero. Con el agua a la altura del pecho, en el mar tempestuoso bajo la lluvia torrencial, depositaron la última y pesada caja en el bote de goma. Exhaustos, lo acarrearon hasta la diminuta playa que se abría bajo el acantilado. Casi habían llegado cuando otra ola, mucho mayor que las anteriores, los arrastró y estrelló el bote neumático contra las rocas.


—¡Joder! —exclamó Seamus O’Connors al ver cómo la caja de madera se rompía y los fusiles se desparramaban sobre la arena empapada por la furia de la tormenta.

Él y su compañero recogieron las armas y las subieron por los escalones tallados en la piedra negra. Llegaron hasta un pequeño descampado donde les esperaba una furgoneta custodiada por dos individuos.en la que introdujeron los fusiles junto a unas cajas apiladas. O’Connors lanzó tres destellos de linterna en dirección al solitario coche blanco, casi oculto por la lluvia y la oscuridad creciente, aparcado en el mirador que colgaba a pico sobre los acantilados. En el interior del vehículo, la pareja de custodios interrumpió su fingido besuqueo y respondió con un único y prolongado centelleo, señal de que no había ningún peligro. La furgoneta subió por la pendiente hasta la sinuosa carretera y se desvaneció entre la lluvia irlandesa.


Este es el comienzo de la novela Un dia de mayo. Como veréis ya hay una referencia cinematográfica importante: la playa del desembarco de armas de la película La hija de Ryan cuya foto estará entre las expuestas en Vàlid Foto.

No en la novela en la que la única foto es la de la portada.


PUBLICADO EN MAGAZINE DE VANGUARDIA

9 comentarios:

  1. Gus Marcos21/3/11

    que ganas de hincarle el diente!

    ResponderEliminar
  2. Arrrgggg! Me he quedado con ganas de más! Habrá que esperar...

    ResponderEliminar
  3. Engancha, la primera condición del principio de una novela.
    Pero tendrás que disculparme, Paco, no entiendo bien si cargan o descargan armas; "depositaron la última y pesada caja en el bote de goma", parece que estén cargando... luego "estrelló el bote neumático contra las rocas", pero "los fusiles se desparramaban por la arena"... "recogieron las armas y las subieron por los escalones"... entonces, ¿por qué "depositaron la última y pesada caja en el bote de goma"? No entiendo bien, aunque la descripción del lugar es magnífica, se nota que eres fotógrafo, y me he quedado con ganas de continuar leyendo, cierto.

    ResponderEliminar
  4. Pinta muy bieeen!!!! ;)

    ResponderEliminar
  5. eva, están descargando armas del pesquero al bote de goma y con el a la playa, o por lo menos eso entiendo yo...

    paco, otra vez, no has dejado con las ganas...

    agur
    jesusjabier

    ResponderEliminar
  6. Esto pinta muy bien!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo21/3/11

    Dices que la única foto del libro será la de la portada..¿?, pués echaremos de menos alguna, aunque si la narración es tan perfecta como ese "preámbulo", en la narración "veremos" las imágenes tan perfectamente como tu nos tienes acostumbrados.
    Estos paisages me recuerdan muchísimo a los nuestros y al principio pensé que te habias venido, que seria un placer para nosotros,incluso el tema muy habitual tambien....
    Maribel.

    ResponderEliminar
  8. Vaaale, ahora lo entiendo! Debia estar dormida, gracias jesusja!

    Entendido está, Paco... perdón por mi torpeza :))

    ResponderEliminar
  9. Se trata de eso, ¿no? De revelar un poco de que va para crear espectación Gus, Martin, Ada, Vitesse y Jesús Jabier.

    Claro que sí Maribel. Conozco muy bien Galicia, he estado muchas veces, he hecho muchas fotos y es una tierra que quiero mucho al igual que Irlanda. Y creo que lo que más se parece en el mundo a Irlanda es Galicia, o viceversa, o sea que no me extraña que te pareciera que era tu preciosa tierra.

    ¡Ufffff Eva! Menudo susto. He pensado “Començem malament”. Yo soy un fotógrafo contador de historias que ahora ha probado a contar otra escribiendo. Y las técnicas son distintas. Y una de las cosas que he tenido que mejorar mucho es que en las fotos todo es visible, pero escribiendo no. Tu eres los ojos del espectador, si no le describes algo el no lo vé. Pero tampoco puedes pasarte describiendo hasta la saciedad. Mi novela estuvo un año en la agencia de Carmen Balcells. Al final no se la quedaron pero me dieron consejos impagables. Uno de ellos es que adjetivaba demasiado, lo que es normal, me dijeron, porque eres fotógrafo.
    La secuencia es: el pesquero se acerca a la playa de Inch, pero no puede llegar hasta la tierra firme porque embarrancaría. No lo explico porque creo que se puede deducir. Unos hombres arrastran un bote de goma y con el agua hasta la cintura pasan las cajas del pesquero al bote, y lo arrastran hasta la playa, etc, etc.
    He tenido la suerte que una correctora muy buena, que precisamente también había trabajado como lectora para Carmen Balcells, me ha repasado toda la novela, precisamente para cosas como esta. Y la verdad es que alguna me ha encontrado.

    ResponderEliminar