miércoles, 11 de febrero de 2009

LA ENFERMERA CARLOTA COLLAZOS, EL DOCTOR SANTI GARCÍA-TORNEL Y ALIDA VALLI



I photographed the nurse Carlota Collazos for the Extraordinary Youngs' section of La Vanguardia Magazine. For photographers interested in technique, I illuminated the girl with a Nikon SB 800 flash from her right side , separated from the camera with a sync cable, to compensate the light of the window on the left side of Carlota. By chance, the nurse is working in the San Juan de Dios Hospital’s paediatric section, where also works, a former school companion and my daughter's paediatrician, Dr. Santi Garcia-Tornel. It’s been quite a long time since the last time we saw each other; my daughter Andrea is now 16 years and she has (Toco fusta ,meaning I touch wood in Catalan) a very strong health. But Dr. Santi and I had met again in the cyberspace. García-Tornel has a blog entitled Reflexiones de un pediatra curtido (Reflexions of an expert paediatrician), that is really delicious. Here is a small sample: an article on Christmas that comes together with one of the greatest sequence in the Cinema History, The Third Man's final scene, when Alida Valli passes by, without even looking, and moves away forever from Joseph Cotten.

2 comentarios:

  1. he intentado dos veces poner un comentario pero espero que la tercera vaya la vencida. tras el paso prl el colegio la mayoría de los compañeros se van difuminando en el recuerdo y llegan a desaparecer. Otros,por el contrario, los recuerdas como si fuera ahora. Paco es uno de los que me consta que está en este grupo selecto com el desaparecido Pacho García Labadie. Nadie imaginaba que con su carácter tranquilo/bonachón,y estudiante de nivel medio-alto (yo era medio-bajo) lograra llegar a la cima de la fotografía española. Y eso no lo digo yo; lo corrobora su trayectoria y comentarios de expertos como, Arena, hija del fallecido Xavier Miserachs.

    Paco, nos hemos vuelto a reencontrar en el ciberespacio pero espero que un día, en carne y hueso, nos podamos ver frente a frente con un yantar exquisito.

    ResponderEliminar
  2. Ahora sí Santi.Veo que a la tercera has conseguido vencer todas las dificultades que hay en Blogger para poder escribir comentarios.Yo también recuerdo muy vivamente aquellos tiempos, casi en la prehistoria, del colegio de los jesuítas en donde coincidimos.Y, también, que habías repetido un año; eso creaba una especie de estigma, pero al mismo tiempo una cierta aúrea de admiración (eráis un año mayores, lo que a esas edades era una eternidad).Lo de estudiante medio-bajo no ha impedido el desarrollo de una brillante carrera como pediatra. Quedamos un día para un yantar exquisito sin que tenga que ser caro:no están los tiempos de crisis como para grandes gastos.

    ResponderEliminar